He aquí quince relatos sobre mujeres, con la violencia como tema de fondo o hilo conductor. Una violencia ejercida a veces contra ellas y otras por ellas, unas veces contenida y otras desatada. Esposas cansadas e insatisfechas. Jóvenes desclasadas que se resisten a aceptar lo que la vida les depara. Personajes secundarios o protagonistas, moviéndose entre hombres que las ignoran, las repudian o las necesitan, parecen haberse convertido en objeto de una campaña propagandística. Historias donde el personaje femenino transgrede los límites del género y se presenta desprovisto de los rasgos habituales atribuidos por la cultura occidental: indefensión, sumisión, victimización. Las consecuencias de sus actos van más allá de una simple sentencia de inocencia o culpabilidad. El veredicto queda en manos del lector.

Quizás la idea de abandonar puede ser en un momento el revulsivo para seguir adelante con un proyecto de vida. Lo que en un principio pareció el cierre de todas las puertas para Eva Rijlen, resultó el punto de partida para uno de los discos más bonitos de la discografía nacional de los últimos tiempos.   Así nació ‘ONÍRICA’, después de un proceso largo y doloroso, un buen día, la Ryjlen lo tuvo claro y llenó tres cuadernos por las dos caras de letras, dibujos y acordes.

Y ¡menos mal! Y tal es el poder de esta disciplina artística que no solo hizo nacer las canciones de Eva contra todo pronóstico, sino que también fue su refugio y su escudo ante una crisis sanitaria sin precedentes.   Y gracias a esta lucha interna, ha visto la luz su segundo álbum en solitario: un disco honesto, natural, sereno, maduro, feminista, femenino, luminoso, esperanzador… Un disco diferente, muy de verdad. Un disco definitivo y libre.

Doce canciones con nuevos sonidos y texturas orgánicas que consiguen que casi las podamos tocar con las manos y que dan rienda suelta a un pop brillante que cobra un protagonismo especial.

“Desde la primera escucha, tienes la sensación de que Eva Ryjlen se ha quitado las ataduras y los lastres que la impedían volar como ella quería. Sin etiquetas y sin prejuicios que valgan. Y canta mejor que nunca, con un amplio abanico de registros, que hasta ahora eran desconocidos para nosotros/as y que la convierten en una de las mejores voces del país. Eva Ryjlen vuelve a demostrar que escribe muy cómoda en castellano y que se maneja perfectamente en la producción, de la que se encarga minuciosamente junto a Jave Ryjlen. ‘Onírica’ arranca con una con una declaración de intenciones tan clarificadora como es Caminar. Sigue con Criatura Salvaje que proyecta la energía y la esencia de Lüa, su hija pequeña, y luego se desquita con Bailas, que bien se podría haber titulado libertad, luz o esperanza. Tras la serenidad de Gotas De Luna Llena, de repente, Santuario sorprende como el pasaje más roquero – que conecta con Idealipsticks y con su primer disco en solitario – y clausura La Fiera, otro momento lleno de intenciones donde afloran influencias de la música de los 60’s y 70’s. Todo es real y sin límites creativos para dejar espacio a la carga sentimental y emotiva, por eso‘Onírica’ es un disco que marca un antes y un después. Es EL DISCO y Eva Ryjlen, la fiera que, algunas veces, sale a pasearse”. Virginia Díaz (Radio3)  
Eva Ryjlen está, sin duda, en su mejor momento. Una autora de las que, en nuestro país, sólo hay una por generación.  Demos gracias por tenerla entre nosotros.