La Junta garantiza la formación no presencial y ordena el cierre de todos los centros educativos al profesorado y es favorable a retrasar la EBAU

La consejera de Educación ha anunciado esta mañana que “los centros que puedan atender a su alumnado con la totalidad del claustro trabajando desde casa, pueden cerrar sus puertas hasta nueva orden”, salvo necesidad específica y excepcional para garantizar la actividad docente no presencial.

La Junta de Castilla y León quiere, además, mandar un mensaje de tranquilidad a todos los padres que estuvieran pendientes de escolarizar a sus hijos. La suspensión de los trámites administrativos, incluido el proceso de admisión para el próximo curso y las oposiciones para profesores de Enseñanza Secundaria y otros Cuerpos, es temporal. Cuando finalice el estado de alarma provocado por la pandemia del COVID-19, se retomarán todos los procedimientos con suficiente publicidad y antelación para que a ningún ciudadano se le pasen los plazos.

La primera consecuencia de esta situación de estado de alarma ha sido el cambio de fechas de la EBAU que se negocia estos días entre comunidades autónomas, Ministerio de Educación y Formación Profesional y universidades. La Consejería de Educación de Castilla y León es favorable a retrasar el examen, inicialmente previsto en la Comunidad para los días 9, 10 y 11 de junio en primera convocatoria.

Asimismo, la Comunidad insistirá en la necesidad, ahora más que nunca, de crear un grupo de trabajo con las demás comunidades autónomas y la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE) para abordar de una forma coordinada todas las decisiones respecto a la EBAU de este año.