Las altas temperaturas favorecen la aparición de patologías como la caries y la gingivitis

La sequedad bucal suele estar ligada a una reducción de los niveles de saliva, elemento vital para la protección de los dientes
El presidente del Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de la VIII Región, Víctor Zurita, asegura que en época estival es necesario mantener una constante hidratación, tomar frutas y verduras y, aunque cambien los hábitos, seguir cepillándose los dientes tres veces al día
El en caso de que un traumatismo haga que salga un diente entero de la boca hay que mantenerlo humedecido y acudir a una clínica dental en media hora o una hora como máximo para que el reimplante tenga éxito

El Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de la VIII Región (Burgos, Palencia, Soria, Valladolid y Zamora) advierte de que las altas temperaturas favorecen la proliferación de bacterias en la cavidad oral y los cambios en los hábitos pueden provocar la aparición de patologías como la caries o la gingivitis. Factores como un aumento de las temperaturas, de la exposición solar, de la actividad social y de la práctica de deporte provocan que el organismo pierda mayores cantidades de agua y tenga que adaptarse. 

Con la disminución de la saliva puede aparecer lo que se conoce popularmente como boqueras (queilitis angular), un ambiente idóneo para la proliferación de las bacterias de la placa bacteriana que aumenta el riesgo de desarrollo de caries o gingivitis (inflamación y sangrado de las encías). Estas situaciones bucales, junto a la halitosis y la hipersensibilidad, son los problemas bucodentales más frecuentes en época estival.

Entre los cuidados que hay que mantener durante el verano destaca la buena alimentación, con la ingesta de frutas y verduras, intentar mantener el cepillado diario tres veces al día, beber mucha agua y evitar el exceso de bebidas azucaradas porque producen caries más fácilmente.

“También es muy conveniente evitar los excesos de alcohol y no fumar. El tabaco es un gran enemigo de la boca, porque produce todo tipo de lesiones: cáncer, pérdida de huesos en los dientes, aumento de periodontitis, aumento de manchas, tinciones…”, asegura el presidente del Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de la VIII Región, Víctor Zurita.

Tampoco hay que descuidar los tratamientos, sobre todo si se utilizan férulas de descarga para el bruxismo o la ortodoncia. Otro de los consejos es proteger los labios de los efectos del sol y utilizar protectores bucales si se realizan deportes de contacto.

En el caso de que se produzca un fuerte traumatismo que haga que un diente permanente salga entero de la boca es fundamental no cogerlo nunca por la raíz, siempre hacerlo por la corona, por la parte del esmalte blanco.

“Es necesario mantenerlo humedecido. Lo ideal es hacerlo con suero fisiológico, que se encuentra fácilmente en las farmacias. En el caso de no tenerlo a mano hacerlo con leche o incluso dejarlo en el suelo de la boca, manteniéndolo con saliva, pero nunca tiene que quedarse seco, ya que si no sería muy difícil reimplantarlo. Después hay que llamar urgentemente a una clínica dental y acudir, si es posible, en media o una hora como máximo, ya que cuanto más tiempo se tarde disminuye la posibilidad de que el implante tenga éxito”, subraya el presidente del Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de la VIII Región.